CADA PASO TE PREPARA PARA EL SIGUIENTE. HASTA PRONTO VOLEIBOL

Muy buenas Guerreros, llega mi último capítulo antes de mi vuelta a España, era el capítulo que más ganas tenía de escribir porque supone poder estar con mi gente en muy pocos días, también tengo que deciros que dados los acontecimientos de los últimas días ha sido complicado escribirlo, ahora os iré contando.

 

Como siempre daros las Gracias por vuestro apoyo, habéis sido mi fuerza aquí durante estos tres meses y pico.

 

A continuación os contaré lo que sucedió hace unos días, que en principio me dejó bastante decepcionado pero que después de unos días lo veo desde otra perspectiva y mucho más ilusionado.

 

El día 3 de diciembre se me convocó para una reunión en mi casa con el manager, entrenador, un amigo del entrenador y Zunilda (mi amiga dominicana), yo pedí que ella pudiera estar presente para poder tener una conversación más clara y fluida, y la verdad, que menos mal que estaba ella presente, como siempre GRACIAS Zunilda, después diré más palabras sobre ella.

 

Se me dijo que el asunto de la reunión era para evaluar mis meses aquí, yo pensaba que para decirme las nuevas condiciones de mi contrato ya que desde Noviembre habían cambiado y llevaba más de un mes esperando mi nuevo contrato, para nada esperaba lo que os voy a relatar.

 

En la reunión lo primero que se me preguntó fue que como me sentía aquí, y yo dije que feliz y agradecido. Después empezaron a hablar sobre los meses aquí, el presupuesto del equipo, los resultados… y se me dijo que no continuaría aquí a partir del día 15 de Diciembre. Realmente me quedé sorprendido y decepcionado, sobre todo con el manager, que cada día me decía que los entrenos iban bien y que parecía tener mucha confianza en mí y yo en él.

 

Me pidieron que por favor no cambiara mi actitud y que siguiera entrenando como lo estaba haciendo hasta el día 15 de diciembre, y así lo he tratado de hacer, de hecho hasta hace unos pocos días no dije nada a mi gente, para tratar de estar centrado estas últimas dos semanas, que la verdad han sido complicadas, sobre todo al principio, después me dí cuenta que simplemente por mí, debía seguir a tope hasta el final, no podía frenar mi crecimiento.

 

Me dijeron varias cosas sobre mi comportamiento aquí, una de ellas que soy demasiado profesional…  finalmente yo esto me lo tomo como un halago, evidentemente en eso hemos chocado el club y yo, ya que como bien os dije desde el inicio, al club le falta profesionalidad. Lo tengo claro, vine como profesional del voleibol y como profesional del voleibol me voy. No me canso de decir que mi disciplina ha sido la que me ha traído aquí y espero que me siga llevando a muchos sitios más.

 

 

 

 

 

ENTRENAMIENTOS DE LA SEMANA:

 

He seguido entrenando con la misma intensidad, energía y entusiasmo.

 

En el entrenamiento del  lunes no vino el entrenador, por tanto, no hubo charla. Entrenamos con el manager, fue un entrenamiento bastante raro, la verdad que apenas entré en calor.

 

El mejor entrenamiento de la semana fue el viernes, me encontré muy bien en defensa, ya sabéis que me encanta tirarme por los suelos y defender balonazos.

 

Como os he ido diciendo a lo largo de los capítulos, he echado en falta no hacer partidos en los entrenos ni apenas rotaciones, para mí se me planteaban numerosas cosas diferentes en los partidos que no había entrenado durante la semana.

 

 

PARTIDO DEL DOMINGO:

 

Esta semana hemos jugado el domingo, a las 16.00 de la tarde contra Kiel, un rival de nuestra misma zona de la tabla.

 

Hemos perdido 3-2, parecía todo encauzado a una victoria pero al final se nos escapó.

 

No he jugado en este partido, me ha dicho mi amiga Zunilda que gente del público comentaba que porqué no me habían sacado, supongo que dentro de poco se enterarán que ya no pertenezco a este club.

 

Cociné para el partido un bizcocho de manzana, para que lo vendieran en la cafetería que ponen  en cada partido.

 

Al final del partido hablé con Zunilda y vino con una amiga suya que es de Bolivia, es entrenadora de atletismo y está casada con un alemán. Zunilda le contó mi historia y quedó sorprendida. Me ha dejado muy sorprendido cuando me ha dado un regalo de parte de ella y de su marido, sus palabras han sido: esto de un deportista para otro deportista para que sigas luchando. GRACIAS.

 

Después del partido hemos tenido una merienda-cena en casa del entrenador para celebrar la Navidad. La verdad que estaba todo muy rico, de primero hemos comido sopa de espárragos y después de segundo había bastantes cosas(ensaladilla rusa, salchichas, bollos rellenos de carne, champiñones…) me ha sorprendido que los segundos platos estaban en la cocina y cada persona se levantaba con su plato y se echaba lo que quería de cada cosa, tipo buffet.

 

Me han regalado un balón firmado por todo el equipo y una camiseta.

 

 

COSAS DE LA VIDA DIARIA:

 

 

EN EL GIMNASIO DE TUB:

 

He seguido hablando con mis amiguetes del gimnasio, son gente muy simpática.

 

Heidi, la señora que tiene una casa en Alicante, me dijo Feliz Navidad en español. Ella además comentó a Zunilda que me había visto un poco más triste de lo normal el miércoles.

 

Cuando iba por la ciudad el martes, me encontré con uno de los señores del gimnasio y se paró con la bicicleta para saludarme y me preguntó que dónde iba, el venía de hacer la compra del mercado de verduras.

 

Todos me preguntan que cuando me voy a España de vacaciones y que cuando volveré, les he dicho que me voy el martes pero aún no les he dicho que no volveré, ya que hasta el día 15 no puedo decirlo oficialmente. El lunes se lo comentaré en el gimnasio que ya no volveré aquí.

 

El viernes escuché en el gimnasio la canción de la macarena, mira que tiene años la canción pero que bueno poder escuchar un poquito de español en el extranjero.

 

 

EN LA CASA:

 

La familia con la que vivo están tristes de saber que no volveré después de vacaciones, la verdad que he estado muy bien en la casa, me han dado mucha confianza y ellos han sido mi familia aquí estos meses. A pesar del idioma, siempre encontrábamos una forma de entendernos.

 

El viernes me pidió la señora que cocinara una tortilla de patatas, se nota que les gusta y que sabe que no podré cocinársela más.

 

Los perros de la casa, Nala y Manila, me han cogido mucho cariño y yo a ellos también, de hecho algunos días los he sacado de paseo y me he quedado algún fin de semana a su cuidado. Manila no se separa de mí últimamente, pienso que intuye que me voy a ir.

 

 

PREPARANDO EL VIAJE:

 

El martes es el día que cojo el avión, bastante temprano, a las 7:00 sale el avión de Eindoven(Holanda). Me pasará a recoger Henk(un amigo del manager) sobre las 3:15 de la madrugada ya que tardamos hora y media en llegar y tenemos que ir con tiempo para facturar. Sobre las 10:00 de la mañana estaré en mi querida España. Y después rumbo a Ávila.

 

El club me dijo que en vez de llevar todo el equipaje conmigo, era más económico para ellos enviar algo por correos, y el jueves envíe una caja de casi 30 kilos. Fuimos a enviarlo a una tienda de ultramarinos, que tenía un puesto de correos, me pareció bastante extraño, yo pensaba que sólo se podían mandar paquetes desde la oficina de correos pero me dijo el señor de la casa que también se puede hacer desde otros establecimientos que tengan esos puestos de DHL. Espero que llegue prontito la caja, en ella además de mis cosas van algunos regalitos para mi gente.

 

 

EL TIEMPO AQUÍ:

 

Han caído heladas bastantes fuertes, el viernes por la mañana de la helada que había caído parecía que había nevado.

 

El miércoles estuvo todo el día con niebla.

 

Por cierto la gente piensa que en España tenemos un tiempo muy bueno, y yo les digo que en mi ciudad hace un tiempo muy parecido al de aquí, por lo tanto este frío (kalt) no me asusta.

 

 

HOMENAJE A ZUNILDA:

 

Quería dedicar unas palabras de agradecimiento a Zunilda, ya os dije que la conocí justo al llegar aquí, en el gimnasio. Desde el primer momento ha estado dispuesta a ayudarme, y en las últimas semanas me ha ayudado mucho y ha sido un apoyo muy grande. No me canso de darle las gracias. Además ha venido también a apoyarme en los partidos.

 

Recuerdo que el día de la reunión me dijo: Muchacho tú no te preocupes que tú juegas bien, es sólo tema de dinero y una puerta se cierra y otras tantas se abrirán.

 

Gracias amiga.

 

 

REFLEXIÓN Y ADELANTE:

 

Sinceramente no pensaba que esto acabaría tan pronto, si que había cosas muy extrañas en el funcionamiento del club, pero yo siempre trataba de verlo como un desafío y salir hacia delante cada día.

 

Todos los días aquí he dado la GRACIAS por esta oportunidad, salgo de aquí muy crecido personal y deportivamente y sé que ahora se ha abierto el mundo del voleibol profesional para mí.

 

Pensaba yo que ahora se abre un período de incertidumbre  pero creo que he tenido más incertidumbre aquí estos meses.

 

Esto se acaba pero el voleibol continúa para mí, aún no sé dónde jugaré en los próximos meses, sé que seguiré trabajando y entrenando para poder seguir en el alto nivel, ya me he subido al tren.

 

Leía una frase el otro día que decía: – La decepción no mata, enseña – y claro que es así, si bien es verdad que estoy decepcionado con el comportamiento del manager también le doy las gracias por estos tres meses y me llevo muchos aprendizajes de aquí, aprendizajes deportivos y personales.

 

Ahora toca reponer fuerzas en mi tierra y con mi gente. Que emoción sólo de pensar en veros, necesito abrazaros. Tengo además la intriga de si mi jefe (mi sobrino) me conocerá al verme.

 

Os dejo este bonito cuento que nos hace reflexionar

 

 

BUENA SUERTE, MALA SUERTE, ¿QUIÉN SABE?

 

“Una historia china habla de un anciano labrador, viudo y muy pobre, que vivía en una aldea, también muy necesitada.

 

Un cálido día de verano, un precioso caballo salvaje, joven y fuerte, descendió de los prados de las montañas a buscar comida y bebida en la aldea. Ese verano, de intenso sol y escaso de lluvias, había quemado los pastos y apenas quedaba gota en los arroyos. De modo que el caballo buscaba desesperado la comida y bebida con las que sobrevivir.

 

Quiso el destino que el animal fuera a parar al establo del anciano labrador, donde encontró la comida y la bebida deseadas. El hijo del anciano, al oír el ruido de los cascos del caballo en el establo, y al constatar que un magnífico ejemplar había entrado en su propiedad, decidió poner la madera en la puerta de la cuadra para impedir su salida.

 

La noticia corrió a toda velocidad por la aldea y los vecinos fueron a felicitar al anciano labrador y a su hijo. Era una gran suerte que ese bello y joven rocín salvaje fuera a parar a su establo. Era en verdad un animal que costaría mucho dinero si tuviera que ser comprado. Pero ahí estaba, en el establo, saciando tranquilamente su hambre y sed.

 

Cuando los vecinos del anciano labrador se acercaron para felicitarle por tal regalo inesperado de la vida, el labrador les replicó: “¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¡Quién sabe!”. Y no entendieron…

 

Pero sucedió que, al día siguiente, el caballo ya saciado, al ser ágil y fuerte como pocos, logró saltar la valla de un brinco y regresó a las montañas. Cuando los vecinos del anciano labrador se acercaron para condolerse con él y lamentar su desgracia, éste les replicó: “¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¡Quién sabe!”. Y volvieron a no entender…

 

Una semana después, el joven y fuerte caballo regresó de las montañas trayendo consigo una caballada inmensa y llevándoles, uno a uno, a ese establo donde sabía que encontraría alimento y agua para todos los suyos. Hembras jóvenes en edad de procrear, potros de todos los colores, más de cuarenta ejemplares seguían al corcel que una semana antes había saciado su sed y apetito en el establo del anciano labrador. ¡Los vecinos no lo podían creer! De repente, el anciano labrador se volvía rico de la manera más inesperada.  Su patrimonio crecía por fruto de un azar generoso con él y su familia. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por su extraordinaria buena suerte. Pero éste, de nuevo les respondió: “¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¡Quién sabe!”. Y los vecinos, ahora sí, pensaron que el anciano no estaba bien de la cabeza. Era indudable que tener, de repente y por azar, más de cuarenta caballos en el establo de casa sin pagar un céntimo por ellos, solo podía ser buena suerte.

 

Pero al día siguiente, el hijo del labrador intentó domar precisamente al guía de todos los caballos salvajes, aquél que había llegado la primera vez, huído al día siguiente, y llevado de nuevo a toda su parada hacia el establo. Si le domaba, ninguna yegua ni potro escaparían del establo. Teniendo al jefe de la manada bajo control, no había riesgo de pérdida. Pero ese corcel no se andaba con chiquitas, y cuando el joven lo montó para dominarlo, el animal se encabritó y lo pateó, haciendo que cayera al suelo y recibiera tantas patadas que el resultado fue la rotura de huesos de brazos, manos, pies y piernas del muchacho. Naturalmente, todo el mundo consideró aquello como una verdadera desgracia. No así el labrador, quien se limitó a decir: “¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¡Quién sabe!”. A lo que los vecinos ya no supieron qué responder.

 

Y es que, unas semanas más tarde, el ejército entró en el poblado y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Pero cuando vieron al hijo del labrador en tan mal estado, le dejaron tranquilo, y siguieron su camino. Los vecinos que quedaron en la aldea, padres y abuelos de decenas de jóvenes que partieron ese mismo día a la guerra, fueron a ver al anciano labrador y a su hijo, y a expresarles la enorme buena suerte que había tenido el joven al no tener que partir hacia una guerra que, con mucha probabilidad, acabaría con la vida de muchos de sus amigos. A lo que el longevo sabio respondió: “¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¡Quién sabe!”.

 

 

Pienso que cada paso te prepara para el siguiente, y este pedazo de salto que dí al venir a Alemania me ha preparado para el siguiente, veremos dónde.

 

Sé lo que era cuando vine y lo que soy al salir de aquí. Durante tres meses y algo me he enfrentado a desafíos diarios, soledad, zancadillas… dejé de llamarlos problemas, y eran retos como un guerrero que soy. Nunca pensé en abandonar ni salir corriendo de aquí, y de hecho hubiera aguantado hasta Abril pero ya no podía bajar más mis condiciones del contrato.

 

Ya os dije que es importante felicitarnos por nuestros logros, y yo estoy orgulloso de haber superado esta aventura, han sido los meses más desafiantes de mi vida, salgo muy reforzado y con la cabeza muy alta. Nunca traté de perder mi sonrisa a pesar de no ser las circunstancias esperadas.

 

Muchas gracias a todos, espero poder volver a escribir muy pronto y seguir contando mis aventuras y reflexiones desde otro rincón, con el voleibol como profesión.

 

Nos vemos en España GUERREROS.

 

Y ya sabéis BUENA SUERTE, MALA SUERTE, ¿QUIÉN SABE?

 

 

FELIZ NAVIDAD – FROHE WEIHNACHTEN GUERREROS

 

ÁLVARO MUÑOZ DEL CASTILLO

 

ultima

Acerca de Alvaro Muñoz

Jugador de voleibol, Libero. Español jugando en Alemania (Bocholt)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *