A PROPÓSITO DE GALA

El descenso del equipo español másculino de copa Davis a segunda división, ha hecho que los resortes del tenis se tambaleen, las raquetas nacionales anden agitadas, y se hayan subido a la red en un último intento de parar lo imparable, el ascenso de una mujer, Gala León, a la capitania del equipo. Una vez más, más álla de la decisión deportiva, se deja claro qué este es un país que todavía anda anquilosado en algunos pensamientos y que cuesta mucho dar- incluso en el deporte- un salto hacia adelante en terminos de cambio, de apostar por un nuevo paradigma.

En un inicio y sin llegar a tanto, la decisión de la federación española de tenis se puede enmarcar desde la normalidad simplemente en un relevo interno entre un entrenador que no ha llegado a conseguir sus objetivos y una sucesora que se hace cargo del puesto dentro de los planes de cualquier organización de sacar el máximo partido de los recursos de los que dispone, y así dar continuidad a su propio proyecto, en este caso el de la federación a través de la que era su directora técnica. Por tanto la primera decisión es más que coherente. Cualquier empresa hoy en día ansía encontrar rápidamente el perfil y las competencias más adecuadas ante una baja interna, y normalmente el primer nicho de busqueda es encontrarlo dentro de su propio personal, si existe una buena planificación de recursos humanos.

Consecuentemente y desde esta coherencia, el primer mensaje que da la federación es cerrar filas en torno a un proyecto, y a unas ideas entre las que se supone que Gala León estaba totalmente comprometida e identificada. En segundo lugar, no hay transición, sólo continuidad, por lo tanto el desafio de la vuelta al Grupo Mundial de copa Davis, no tiene demoras ya se estará planificando y trabajando en ello para lograrlo lo antes posible. En tercer lugar, la figura de Gala León, sin duda ha de ofrecer en cuanto a sus competencias la máxima confianza, era la actual directora técnica de la federación española de tenis, luego parece que sus conocimientos del tenis son los requeridos para afrontar el puesto de capitana, ya que alguien que estaba construyendo el método de trabajo que sigue la federación en todas las categorías es alguien que debe tener las bases no sólo de los conceptos técnicos, tácticos, sino también estrategicos de planificación, de liderazgo y de selección y gestión de grupos,que es la primera tarea por la que a ella se le va a evaluar. No olvidemos que ella va a tener que convencer y rescatar a las raquetas más brillantes del tenis español para que vuelvan a competir por su país. De lograr este que será su primer y gran reto, sin duda habrá completado gran parte de su trabajo. Por experiencia sabemos de sobra que no es algo nuevo en deporte, que el director técnico de este u otro equipo se haga cargo del puesto de entrenador a lo largo de la temporada, por lo tanto la decisión no debe sorprender en lo que es el día a día del deporte profesional. Por último esta claro que Gala no es una recién llegada ha sido “cocinera antes que fraile” muchos años en el circuito y siendo 2 años campeona de España jalonan por tanto un curriculum de plenas garantias.

Pero esta claro que si habitualmente no sorprende que un director técnico se haga cargo de un equipo, lo que sí sorprende a algunos en esta ocasión es que sea una directora técnica la que se haga cargo del equipo, lo cual pone el matiz, y lo cual recoge lo atrasados que estamos todavía en la integración de la mujer en determinados ambitos.

Es curioso pero en el deporte especialmente, donde últmimamente asistimos a una endogamia de entrenadores ex-jugadores, en la que dirigir cualquier equipo de elite se convierte en una busqueda incesante en el album de cromos de hace 20 años, es donde más dificil se hace ver la presencia de mujeres en puestos de dirección técnica no ya másculina incluso femenina. Más sorprendente es aún cuando vivimos una epoca donde el deporte femenino es con mucho uno de los activos más importantes de este páis. Y este es el contexto donde hay que situar las palabras de Carbonell de “provocación” o del propio Toni Nadal haciendo mención a la logistica en vestuarios a la hora de dirigir los partidos, como la incapacidad de entender que el acceso de hombres y mujeres a determinados puestos no es una cuestión destinada a una figura (hombre) carismatica que en su día llenaba estadios o páginas de periodico, sino es una cuestión de capacidad, merito, e igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Celebremos por tanto que desde este punto de vista el ascenso de Gala León a este puesto de máxima responsabilidad en el tenis español, es sin duda el primer movimiento de un proceso que se esta librando y que no ha hecho más que empezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *