LA VIDA ES DURA

Entrenadora

(Discurso inicial temporada 15-16 leído al equipo Junior masculino de rendimiento el día 24-08-15).

Chicos, quería deciros un mensaje: la vida es dura, es jodida. He venido hoy a entrenar, a pesar de que no he dormido. Mi madre se cayó ayer y le han ingresado en el hospital y he pasado toda la noche con ella. No he pegado ojo. Pero mi obligación ayer era estar con mi madre. Y mi otra obligación hoy es estar aquí con vosotros.

¿Por qué os cuento mi vida? Porque quiero haceros ver que esta es la realidad de la vida, la vida es jodida y no valen las excusas. Tienes que cumplir tus obligaciones sí o sí. A la vida no le vale eso de “es que no tengo tiempo”, “es que se me ha pinchado la rueda de la bici”, “es que tengo que estudiar”, “es que me duele la cabeza”, “es que tengo cumpleaños”, etc. Hay que cumplir sí o sí. Los “es que” en la vida no valen, no existen.

La vida es muy exigente. La familia exige, el trabajo exige, los estudios exigen, hasta los amigos o los hobbies exigen. Exigen esfuerzo, sacrificio, responsabilidad, compromiso, etc, etc…

Y estos valores, o los tienes o estás muerto. Estos valores (y otros) te ayudan a ser feliz, pero ser feliz es muy difícil. Sin embargo, nada que merezca la pena es fácil. ¿Acaso ser feliz no merece la pena?

No os cuento mi historia para hacerme el guay; para nada he sido un héroe. Ahí está la clave: lo que he hecho es lo normal. Si hubiera hecho algo extraordinario no os lo diría, por humildad (otro valor esencial en la vida). ¿Y todo esto qué tiene que ver con vosotros?.  Pues que vosotros estáis en un ambiente que es el mejor entrenamiento para el aprendizaje de la vida: el Deporte (y el mejor Deporte, en mi opinión, es el Baloncesto). “El Baloncesto es un absurdo pasatiempo que te puede enseñar muchas cosas de otro absurdo pasatiempo… la VIDA”.

El Baloncesto os puede ayudar a formaros, madurar, desarrollaros y crecer como personas. Os puede ayudar a aprender cosas que más adelante os van a servir para la vida adulta. Estáis empezando a ser adultos ya. Cuanto antes aprendáis ya el mundo de los adultos, mejor para vosotros. Y estáis en la mejor escuela. ¡Aprovechadla!

El mundo de los adultos (para bien o para mal) tiene una lógica, unos códigos diferentes al mundo de los niños y adolescentes. Muchas veces es cruel e injusto. Y eso hay que saberlo.

¿Para qué? ¿Para conformarse ante ello? ¡NO! Para luchar contra ello. Para, entre todos, hacer un mundo mejor, ser felices y hacer felices a los demás.Yo hoy podía haberos dicho que no hay entrenamiento, y no pasaría nada… o sí. Siempre pasa algo. Podía haberlo hecho, pero no debía y no quería. Poder, deber y querer son 3 cosas diferentes. Acudir al entrenamiento, a parte de serviros a vosotros, a mi me ha servido para hacerme más fuerte. Si hacemos cosas con esfuerzo y sacrificio, nos volvemos personas más esforzadas y sacrificadas. Porque todo se entrena. La vida se entrena. Y, como pasa en Baloncesto, que al entrenar el tiro, se mejora, al entrenar la vida, se mejora la vida.

Por ejemplo, si voy a un entrenamiento aunque me duela la cabeza, aunque tenga que estudiar, cumpleaños, etc, estoy siendo más fuerte, estoy creciendo, porque estoy entrenándome en esfuerzo y sacrificio. Y eso me va a servir para la vida fuera del Baloncesto. Si falto, a parte de perderme cosas deportivas, estoy faltando al respeto a mi equipo y a mi mismo, porque estoy perdiendo una oportunidad de crecer.

En definitiva, chicos: cuando digáis “tengo entrenamiento” no penséis solo en baloncesto, pensad en la VIDA.

Todo entrenamiento para la vida es vital. No desaprovechéis ni una sola oportunidad de entrenaros para la vida. Porque la vida os va a exigir. Y cuanto más entrenados estéis, mejor podréis responder y más felices llegaréis a ser.

¡Merece la pena!

Porque…

La vida puede ser maravillosa” – Andrés Montes (comentarista de baloncesto fallecido).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *